¿DE DONDE VIENE EL DINERO?

El grandísimo, y sumamente elocuente, Maestro, J.A. Schumpeter, viene a deleitarnos en su obra magna – Historia del Análisis Económico – con la importancia que los economistas deben prestarle a este. En primer lugar, no debe confundirse Historia del Análisis Económico con Historia del Pensamiento Económico, pues son conceptos completamente diferentes. Cabe decir que el Profesor Schumpeter nos insta con febril entusiasmo al estudio de este Análisis, el cual puede ser no solamente revelador, sino también necesario para la formación de cualquier intento de economista.

Obedeciendo al Profesor, y siguiendo sus recomendaciones, sorprenderá a muchos descubrir que la “teoría del dinero” fue ya postulada por Aristóteles, de la manera que sigue:

“La mera existencia de una sociedad no comunista implica el intercambio de bienes y servicios; este intercambio toma naturalmente al principio la forma de trueque; pero la persona que desea lo que otra tiene carece acaso de lo que ésta desea; por lo tanto será a menudo necesario aceptar en cambio algo que no desea, con objeto de obtener lo que se desea por medio de otro acto de trueque (intercambio indirecto); entonces una conveniencia evidente inducirá a la gente a elegir (…) una mercancía (…) como medio de cambio. Aristóteles menciona brevemente el hecho de que algunas mercancías -como los metales- son más adecuadas que otras para esta función (…). El medio de cambio se utilizará también como medida de valor. Por último, reconoce, implícitamente al menos, el uso de ese medio como depósito de valor. Por lo tanto, es posible remontarse hasta Aristóteles en la historia de las tres o cuatro funciones del dinero tradicionalmente enumeradas en los manuales y tratados del siglo XIX (la cuarta consiste en servir de criterio o patrón del pago diferido).” Historia del Análisis Ecónomico, Ariel 2012, pp. 99.

Las explicaciones del Profesor, a parte de fascinarme, me sirven para rendir homenaje a una de mis cita célebres favoritas, la cual hace honor a Rose Bertin: No hay nada nuevo, excepto lo que se ha olvidado.

                                 image


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s